20220530_093455

El Pleno municipal, celebrado, en la Tenencia de Alcaldía de El Aral aprueba el Galardón Nardo de Oro Manolita la Ermitaña

30/05/2022

-En este primer Pleno se ha elevado la aprobación, por parte del Equipo de Gobierno, del Galardón Nardo de Oro “Manolita la Ermitaña”, que reconocerá públicamente a un vecino de El Aral, cada año de cara a la Romería

-Anualmente se celebrará en la Tenencia de Alcaldía el plenario más próximo a la celebración de la Romería en honor a la Purísima

Con motivo de la proximidad de la Romería en Honor a la Purísima Concepción de María Coronada que se celebrará en el barrio de El Aral, el Equipo de Gobierno ha propuesto, por un lado, que el plenario municipal más próximo a la fecha de la Romería se celebre siempre en dicho barrio, concretamente en la Tenencia de Alcaldía, estrenada a comienzos de este año 2022 y, por otro, el reconocimiento público a un vecino de El Aral con la insignia Nardo de Oro “Manolita la Ermitaña”. Además, se ha aprobado que el I Nardo de Oro se otorgue a titulo póstumo a Doña Manuela Carmona Carbonell, galardón que llevará su nombre “porque vivió toda su vida en este Barrio, vecina comprometida y ermitaña durante casi medio siglo”.

Este reconocimiento se hará público el próximo jueves 9 de junio, día que se inaugurá la Romería en el Barrio de El Aral y así cada año. Además, se ha elegido el Nardo por ser una flor sencilla y derecha, con flores blancas y muy olorosas que siempre acompañan a la Virgen de la Purísima.

I Nardo de Oro “Manolita la Ermitaña”

La propuesta, llevada a Pleno por el grupo socialista, recogía que “Han sido años muy duros, en los que no se ha celebrado la tan esperada Romería de nuestro pueblo, donde nos han privado de poder disfrutar de nuestras tradiciones y costumbres. Este año, se ha querido trabajar para celebrar una gran Romería desde la responsabilidad de todos, dando realce a los días previos que se disfrutan en el Barrio del Aral, barrio éste donde se concentran las actividades y actos durante fin de semana de la Romería en honor a su vecina más Ilustre.

Por ello, se quiere reconocer cada año a un vecino que se merezca tal galardón, por su trayectoria personal en el Barrio de El Aral, y este año, se va a reconocer a una vecina a titulo póstumo por reunir todos los requisitos para tan merecido reconocimiento por su pueblo de La Algaba.

Por todos era conocida Doña Manuela Carmona Carbonell, Manolita la Ermitaña. Hija de José Carmona Carrión y Dolores Carbonell García, nacida el 1 de mayo de 1932. Se crió en el Barrio de El Aral junto a siete hermanos en el Pajar de la Justa, situado hoy día en la calle Virgen de Regla. No hace falta que se diga la situación complicada en la que vivían, por los años tan duros que se vivieron en nuestro país, es por ello, que desde muy pequeña trabajaba junto a su hermana Dolores en la vaquería que tenía su padre, ayudando así al sustento de su familia. Cuando fue cumpliendo años, se encargó del cuidado de su madre.

Se casó con Pepe Pinto y fue madre de cinco hijos, aunque una de ella les dejó demasiado pronto. Crió a su familia en El Aral, un barrio humilde, sencillo y trabajador, entre pajares pulcros de cal blanca.

Y allí, en aquel barrio humilde, creció ella, de allí son su gente, y de allí su familia, familia siempre vinculada a la Virgen. Vivió junto a Ella casi medio siglo siendo la Ermitaña, y junto a la Virgen, siempre ella, una mujer dispuesta y servicial, una mujer complaciente con todo aquel que allí llegaba, una mujer humilde y trabajadora, luchadora como ella sola, pero sobre todo, una mujer que se comprometió con la Virgen. No la dejó sola desde que llegara a su casa en El Aral, barrio pequeño y grande a la vez. Fiel testigo de tantas y tantas oraciones, fiel testigo de tantas y tantas promesas, fiel testigo de tantas y tantas gracias, fiel testigo de tantas y tantas idas y venidas, y es que casi medio siglo da para mucho.

Cabe que recordar que Doña Manuela falleció el 9 de abril de 2021, instalándose su capilla ardiente en la Ermita, hecho éste que nunca se había producido, reconociendo así la labor que la ermitaña había tenido durante los casi cincuenta años al servicio de la Ermita de San Salvador y de la Virgen.

Por todo lo expuesto, Doña Manuela Carmona Carbonell, será reconocida a titulo póstumo con el I Nardo de Oro “Manolita la Ermitaña”, por ser una persona comprometida con los demás, una figura irremplazable a quien todos debemos estar agradecidos y de la que todos nos debemos sentir orgullosos”.